Deportistas de élite y el poker

Deportistas de élite y el poker

El poker es el juego de cartas más extendido del mundo. Su popularidad traspasa fronteras y cada vez son más los que se atreven a probar. Un juego muy entretenido en el que hay que pensar bien las jugadas y saber manejar cada mano con maestría. Con la irrupción de internet, ya ni siquiera es necesario conseguir gente para jugar e ir aprendiendo. Cualquiera puede jugar online desde páginas web como 888Sport.es o similares. 

Deportistas famosos y el poker

La fiebre por el póker no es ajena a los deportistas de élite. Muchos son los que juegan, participan en torneos y, algunos, hasta obtienen importantes ganancias. Un habitual de las mesas de póker es el central del Fútbol Club Barcelona, Gerard Piqué. El zaguero azulgrana es un tipo tan inteligente como buen futbolista. Domina los tempos del póker y sabe cuándo apretar y cuándo soltar a sus rivales. 

El habilidoso extremo Neymar Jr. participa en torneos de póker cada vez que puede. Lo hace en el tiempo que le queda entre sus obligaciones como futbolista, sus compromisos publicitarios y las partidas de Counter Strike, el videojuego shooter que vuelve loco al astro carioca.

Gianluigi Buffon, compañero de equipo de Neymar, presta su imagen a una casa de apuestas italiana. El cancerbero italiano, actualmente enrolado en las filas del Paris Saint Germain, recurre al póker como vía de escape para evadirse del estrés que le provoca la alta competición.

De entre los futbolistas retirados hay varios que dedican muchas horas a las cartas. Ronaldo Nazario de Lima “el Fenómeno” triunfó en las filas del Barcelona y del Real Madrid. El brasileño era un fantasista eléctrico, con mucha potencia y una velocidad endiablada. En la actualidad juega al póker con la misma precisión con la que definía en los mano a mano contra los porteros rivales. Ronaldo ya ha ganado varios premios en más de una velada. Todo un fenómeno, también, sobre los tapetes y una pesadilla para sus rivales. 

Otro exfutbolista loco por este juego de cartas es Francesco Totti. El eterno capitán de la Roma dedica mucho tiempo al póker. Ahora que el mediapunta italiano ha abandonado los entrenamientos, las concentraciones y los partidos de fútbol, tiene mucho más tiempo para tirar faroles con la misma delicadeza que lanzaba los penalti a lo Panenka. 

Rafael Nadal, uno de los mejores tenistas de la historia, es otro reconocido fan del póker. En sus múltiples viajes y tiempos muertos aprovecha para sacar la baraja de cartas y repartir dobles parejas, escaleras y colores como si de derechas ganadoras se tratase. Su entrenador, Carlos Moyá, también juega al póker. En más de una ocasión el tenista manacorí ha mantenido encarnizadas batallas, con cartas de por medio, con su archienemigo deportivo, NovaK Djokovic. Nadal en el póker es como en la pista de tenis: el autocontrol y la cabeza son sus mejores armas.

Michael Phelps, el deportista que más medallas olímpicas ha ganado en la historia, es un asiduo a las veladas de póker. El nadador estadounidense lleva varios años dejándose ver por diferentes torneos del mundo. Algo que empezó como un entretenimiento y que ha ido ganando terreno en su día a día.

Deja tu comentario

  Suscripción  
Notificaciones de